Hermilo Aguillón Servín, 76 años


Predio: "Hoya la Ciénaga", Lagunita San Diego, Landa de Matamoros, 100 hectáreas.

Hermilo es propietario de bosque y vive con su esposa, Nicanora Servín. Antes de formar parte del programa Planeta Carbono Neutral, él y su familia vivían de su siembra, del ganado, tallaban lechuguilla y hacían mecates naturales. Pero con el aumento de la utilización del plástico la demanda de estos productos artesanales bajó y la familia acabó en la pobreza.

Tiempo después, cuando construyeron la carretera que conectó la comunidad aislada en la que viven, comenzaron a vender madera. Sin embargo,  en los últimos años los árboles fueron afectados por la plaga del gusano descortezador. “Vender la madera plagada no era negocio, solo ganan los que marcan los árboles”, dice Hermilo. Cuando se estableció la Reserva de la Biósfera Sierra Gorda, empezaron a recibir apoyos para cuidar el monte. Ahora, por proteger sus bosques reciben un ingreso que les sirve para mantenerse. El gobierno del Estado y otros donantes, a través de Grupo Ecológico Sierra Gorda, apoyan a la familia de Hermilo y a otros propietarios a cambio de que no se tumben árboles ni haya ganado u otras actividades agrícolas intensivas en el monte. "Sabemos que el bosque es vida y, si queremos agua y frescura, aire limpio y animalitos del campo, hay que mantener nuestro bosque. El árbol es el mejor amigo del hombre”, asegura.

Jul 8, 2015